¿Que es un sensor inductivo? Los sensores inductivos se utilizan para medir la posición o la velocidad, especialmente en entornos complicados. Sin embargo, muchos ingenieros consideran que la terminología y las técnicas de sensor inductivo son confusas. Mark Howard de Zettlex explica los diferentes tipos y principios operativos, así como sus puntos fuertes y débiles.

Introducción

Los sensores inductivos de velocidad y posición tienen una gran variedad de formas, tamaños y diseños. Todos los sensores inductivos funcionan según los principios de transformador y utilizan un fenómeno físico que se basa en alternar las corrientes eléctricas. Michael Faraday fue la primera persona que lo descubrió en 1830, cuando detectó que un conductor de corriente podía “inducir” el flujo de corriente en otro conductor. Los descubrimientos de Faraday propiciaron la creación de motores eléctricos, dinamos y, obviamente, sensores inductivos de velocidad y posición.

Estos sensores incluyen interruptores de proximidad, sensores de inductancia variable, sensores de resistencia variable, sincronizadores, resolucionadores, transformadores diferenciales de variación rotativa o lineal (RVDT y LVDT), y codificadores inductivos de nueva generación (a veces denominados incoders).

sensores inductivos Michael Faraday

Los diferentes tipos de sensores inductivos

En un sensor de proximidad sencillo (denominado a veces interruptor de proximidad o prox), el dispositivo cuenta con suministro eléctrico, lo que provoca que fluya una corriente alterna en una bobina (denominada a veces circuito, carrete o bobinado). Cuando un objetivo conductivo o permeable magnéticamente, como un disco de acero, se acerca a la bobina, cambia su impedancia. Cuando sobrepasa el umbral, actúa como una señal de que el objetivo está presente. Los sensores de proximidad se suelen utilizar para detectar la presencia o ausencia de objetivos de metal y sus resultados suelen parecerse a los de un interruptor. Estos sensores se utilizan con frecuencia en muchas aplicaciones industriales en las que los contactos eléctricos de un interruptor tradicional darían problemas, especialmente cuando hay mucha suciedad o agua. Podrá ver muchos sensores inductivos de productividad la próxima vez que lave su coche en un túnel de lavado.

Los sensores de inductancia y resistencia variable suelen producir una señal eléctrica proporcional al desplazamiento de un objeto conductivo o permeable magnéticamente (normalmente una varilla de acero) con respecto a una bobina. Al igual que con el sensor de proximidad, la impedancia de una bobina varía según el desplazamiento de un objetivo con respecto a una bobina cargada con corriente alterna. Estos dispositivos se suelen utilizar para medir el desplazamiento de los pistones de los cilindros, por ejemplo en sistemas neumáticos o hidráulicos. El pistón se puede disponer de forma que pase sobre el diámetro exterior de la bobina.

Los sincronizadores miden el acoplamiento inductivo entre bobinas, ya que se mueven uno con respecto a otro. Suelen ser rotatorios y necesitan conexiones eléctricas para la parte en movimiento y la parte fija (se suelen denominar rotor y estátor). Ofrecen una elevada precisión y se utilizan en la metrología industrial, las antenas de radar y los telescopios.  El precio de los sincronizadores es considerablemente elevado y actualmente son poco frecuentes, ya que la mayoría se han sustituido por resolucionadores (sin escobillas). Son otra forma de detector inductivo, pero las conexiones eléctricas solamente se efectúan en los bobinados del estátor.

Los sensores inductivos

Los LVDT, RVDT y resolucionadores miden el cambio en el acoplamiento inductivo entre las bobinas, normalmente denominadas bobinado primario y secundario. El bobinado primario acopla energía en los el bobinados secundarios, pero el ratio de energía acoplado en cada bobinado secundario varía según el desplazamiento relativo del objetivo permeable magnéticamente. En un LVDT, suele ser una varilla metálica que pasa por la apertura del bobinado. En un RVDT o resolucionador, suele ser un rotor o una pieza polo que rita según los bobinados dispuestos alrededor de la periferia del rotor. Las aplicaciones típicas de los LVDT y RVDT incluyen servos hidráulicos en alerones aeroespaciales y controles de sistema de combustible y motor. Las aplicaciones típicas de los resolucionadores incluyen conmutaciones de motores eléctricos sin escobillas.

Una ventaja significativa de los sensores inductivos es que el circuito de procesamiento de señales asociados no tiene que colocarse cerca de las bobinas de detección. De esta forma, las bobinas de detección se pueden colocar en entornos complicados, que de otra forma impedirían otras técnicas de detección, como magnética u óptica, ya que necesitan que los componentes electrónicos delicados de silicona se coloquen en el punto de detección.

Sensores inductivos industria aeroespacial

Aplicaciones de un sensor inductivo

Los sensores inductivos tienen un largo historial de funcionamiento fiable en condiciones difíciles. Por lo tanto, suelen ser la elección automática para aplicaciones de alta fiabilidad, relacionadas con la seguridad o en las que la seguridad es esencial. Estas aplicaciones son frecuentes en el sector militar, aeroespacial, del ferrocarril o de la industria pesada.

El motivo de esta sólida reputación está relacionado con la física básica y los principios de funcionamiento, que suelen ser independientes de:

  • contactos eléctricos en movimiento
  • temperatura
  • humedad, agua y condensación
  • partículas extrañas, como suciedad, grasa, arena y tierra.

Puntos fuertes y débiles

Debido a la naturaleza de los elementos de funcionamiento básicos, bobinas enrolladas y partes de metal, la mayoría de los sensores inductivos son muy robustos. Teniendo en cuenta su buena reputación, surge una pregunta obvia: “¿Por qué los sensores inductivos no se utilizan con más frecuencia?”. El motivo es que su solidez física constituye un punto fuerte y débil. Los sensores inductivos suelen ser precisos, fiables y robustos, pero también grandes, voluminosos y pesados. La voluminosidad del material y la necesidad de que las bobinas estén enrolladas con cuidado hace que sean caros de fabricar, especialmente los dispositivos de alta precisión con bobinados preciso. Además de los sensores de proximidad sencilla, el coste de los sensores inductivos más sofisticados es prohibitivo para muchas aplicaciones industriales, comerciales y generales.

Otro motivo de la escasez de sensores inductivos es que es difícil que un ingeniero de diseño los especifique. Se debe a la necesidad de que la generación de CA asociada y el circuito de procesamiento de señales de cada sensor se especifiquen y adquieran por separado. Por lo general, es necesario poseer muchos conocimientos y habilidades de componentes electrónicos análogos. Como los ingenieros jóvenes suelen centrarse en los componentes electrónicos digitales, no les interesan y evitan estas disciplinas.

La próxima generación de sensores inductivos

Sin embargo, en los últimos años se ha lanzado al mercado una nueva generación de sensores inductivos y tiene creciente reputación, no solamente en los mercados tradicionales, sino también en el sector industrial, automotriz, médico, de servicios, científico, de petróleo y gas. Esta nueva generación de sensores inductivos utiliza la misma física que los dispositivos tradicionales pero utiliza placas de circuitos impresos y componentes electrónicos digitales y modernos en lugar de las construcciones de transformador voluminoso y componentes electrónicos análogos. El enfoque es elegante y también está abierto a la gama de aplicaciones para sensores inductivos para incluir sensores 2D y 3D, dispositivos lineales de emisión corta (<1mm), geometrías curvilíneas y codificadores de ángulo de alta precisión.

La tecnología Zettlex es precursora de esta nueva generación de técnicas inductivas y ha aumentado en los últimos años gracias a diseños de alto perfil. El uso de circuitos impresos permite que los sensores se impriman en superficies finas y flexibles que, además, eliminan la necesidad de los cables y conectores tradicionales. La flexibilidad de este enfoque, tanto desde el punto de vista físico como por la posibilidad de proporciona diseños personalizados de OEM al cliente, es una de sus principales ventajas.  Al igual que con las técnicas inductivas tradicionales, el enfoque ofrece una medición precisa y fiable en entornos complicados. Tienen ventajas importantes:

  • Menor coste
  • Mayor precisión
  • Menor precio
  • Ingeniería mecánica simplificada, por ejemplo: eliminación de cojinetes y juntas.
  • Tamaño compacto: especialmente la longitud comparada con los LVDT tradicionales.
  • Simplificación de la interfaz eléctrica: normalmente un suministro CC y una señal digital absoluta.

Los sensores inductivos LVDT

Imagen de un LVDT tradicional (arriba) y de un sensor lineal Zettlex (medio). Escala a continuación.

Se muestra claramente en la imagen superior, que muestra un LVDT tradicional de carrera de 150 mm y su sustituto de nueva generación, que se ha producido para un fabricante de actuadores lineales. Los paralelismos entre el “antes” y el “después” que muestran las fotografías son claros. Esta opinión se refuerza cuando se tiene en cuenta que el dispositivo de nueva generación también incluye ka generación de señal asociada y el circuito de procesamiento (no se muestra con el LVDT tradicional).  A modo de comparación, el dispositivo Zettlex ofrece:

  • Aumento de >10 veces en la precisión
  • Ahorro de peso en un 95%
  • Ahorro de costes en un 50%
  • 50% cost saving
  • generación directa de datos digitales, lo que elimina la necesidad de conversión de análogo a digital.

Sensores de posición absoluta versus incremental

Connect with Zettlex

Ask a question

Technical support

This website uses cookies to provide you with the best user experience and site functionality, and provides us with enhanced site analytics. By continuing to view this site without changing your web browser settings, you agree to our use of cookies. To learn more, please view our privacy policy.